Sin lugar a dudas uno de los retos empresariales contemporáneos es contar con el mejor talento que permita crear las mejores opciones de productos y servicios para el mercado, logrando una generación de valor interno y externo que sea el diferencial por excelencia frente a los competidores.

Alrededor de este reto, la pregunta que subyace es como lograr esa pretensión.

Estudios recientes han permitido concluir que la atracción y retención de talento de alto nivel está íntimamente relacionado con tres factores:

La posibilidad de tener procesos de aprendizaje continuos, la clara y permanente generación de nuevos retos y la opción de tener un equilibrio entre la vida personal y la vida profesional.

Ahora bien,  a estos factores es necesario adicionar la posibilidad de encontrar en el entorno empresarial un óptimo ambiente de trabajo que le permita a ese talento desplegar todo su potencial, creatividad y posibilidad de ser felizmente productivo.

De esta manera, las empresas de alto desempeño han encontrado que el factor común para generar esas circunstancias es el Liderazgo.

Particularmente esto es aún más relevante en nuestra cultura latina, en la cual los lideres determinan entre un 50 a 70% el nivel de clima laboral y compromiso del talento en la organización.

Realizar un proceso integral y sistémico de transformación organizacional, impactando el trabajo en equipo, el servicio, la innovación, la productividad, la sostenibilidad, y la rentabilidad, requiere en consecuencia desarrollar un equipo de líderes de alto nivel y alto compromiso.

Este reto, en dichas organizaciones, se eleva a la categoría de objetivo estratégico fundamental, concentrando en el mismo los recursos económicos, de tiempo y de acompañamiento directivo necesarios.

Una vez una organización tiene la voluntad estratégica y política de abordar integralmente el tema del liderazgo, debe realizar un proceso en el cual se identifican claramente tres etapas:   La primera de ellas es construir el Modelo de Liderazgo de la empresa, entendiendo por el mismo lo que un gran líder deber ser y hacer.

Puedes conocer más sobre nuestros servicios de consultoría acá

Luego, se establece un plan de formación y desarrollo de habilidades alrededor del modelo de liderazgo, en el cual figuras como universidades corporativas son herramientas vitales para lograr ese propósito.

Finalmente, se estructura un esquema de recompensas para reconocer los grandes logros de los líderes y su impacto en los retos estratégicos de las firmas.  Cuando este proceso se realiza de manera integral, se logra contar con el mejor talento lo cual permite generar las mejores opciones para el mercado, llevando a que sean organizaciones que se diferencian radicalmente de los demás obteniendo excelencia en los resultados.

Podemos entonces concluir, que una gestión integral del liderazgo empresarial es uno de los más importantes desafíos del empresariado moderno.  La pregunta obligada es si esto debería llevar a los gobiernos a realizar esfuerzos similares desarrollando en cada país y entidad pública una gestión integral de liderazgo.  ¿Qué sucedería, particularmente en el momento que vive Colombia, si estableceríamos una estrategia de Estado alrededor del liderazgo como factor de Transformación?

Ese es un reto de Patria.

Diego Parra Ochoa

Summary
Liderazgo y Transformación
Article Name
Liderazgo y Transformación
Description
Sin lugar a dudas uno de los retos empresariales contemporáneos es contar con el mejor talento que permita crear las mejores opciones de productos
Author
Publisher Name
Liderazgo y Transformación
Publisher Logo
Escribir a L&T

Agendar reunión